Sigue las actividades de Filología Española y Estudios Hispánicos
de la Universidad Autónoma de Madrid

Dentro del Máster en Literaturas Hispánicas, el 1 de marzo continúa el seminario “El creador y su obra: encuentro con autores y autoras" sobre Avelino Hernández (1944-2003) de la mano de Teresa Ordinas, su compañera, que presentará también obra fotográfica (poesía, literatura de viajes y fotografía)
  • Fecha, 8 de marzo de 2016, a las 18 h
  • Lugar: Centro Cultural La Corrala de la UAM, C/. Carlos Arniches, 3, Madrid.  
    Coordinado y presentado por Jorge Riechmann
    Habrá un coloquio posterior. Asistencia libre.
                                         »  Biblioteca de Avelino Hernández  
Avelino Hernández nació en septiembre de 1944 en Valdegeña (Soria), al pie del Moncayo, por entonces un pequeño pueblo de trescientos habitantes dedicado a la agricultura. Como leemos en su web, “el período formativo de Avelino Hernández le lleva fuera de su provincia, trenzando un circuito que incluye Miranda de Ebro (bachillerato superior), El Escorial (Filosofía y Letras y Humanidades), Universidad de Sevilla (donde no concluye dos cursos de árabe) y Universidad Complutense de Madrid (donde no concluye dos cursos de Derecho). El motivo de estos proyectos inconclusos de carreras académicas formales es la intensa implicación del autor en estos momentos en la causa de la lucha contra la dictadura de Franco y su régimen, evolucionando desde iniciales planteamientos de compromiso cristiano. Implicación que le lleva a ser detenido y encarcelado por la tristemente célebre Brigada Político Social y procesado –con tres años de petición fiscal– por el no menos tristemente célebre Tribunal de Orden Público (1970). Todo lo cual determinó el paso de Avelino a la más absoluta clandestinidad de su lucha política –como dirigente de la Organización Revolucionaria de Trabajadores– vivida en Madrid, Andalucía, Catalunya y Extremadura. (De este momento data el encuentro del autor con Teresa Ordinas, su compañera a lo largo de 32 años). Cabe destacar la intensa dedicación personal del autor, en todo tiempo, al estudio de las cuestiones de su máximo interés intelectual: el pensamiento y la literatura clásicos grecolatinos, la historia del arte universal y el pensamiento contemporáneo.
           Durante el período conocido como de transición a la democracia y en la posterior consolidación de ésta, Avelino se implica en la construcción democrática desde su aportación técnica a la administración y la gestión de la cultura. En niveles locales (Director de Actividades Culturales del Ayuntamiento de Aranjuez. 1981), autonómicos (Secretario General de la Consejería de Educación y Cultura. Junta de Castilla y León. 1983), y estatales (Ministerio de Cultura y Universidad Rural Europea. 1986). Es en este período, lograda la democracia, cuando comienza su labor literaria, anteriormente pospuesta a la intervención política. (Su primera publicación data de 1981.) Igualmente en este momento inicia y desarrolla Avelino una de sus más grandes pasiones: viajar (…). Con posterioridad a 1990 pasa a trabajar en la iniciativa privada como consultor en gestión cultural y promoción sociocultural. Hasta que en 1996 introduce un giro profundo a su quehacer profesional y a su existencia misma: abandonó Madrid y se instaló en la isla de Mallorca en pos de un modelo de vida sosegado y alternativo al frenético que –en su apreciación– el sistema impone.” (http://www.avelinohernandez.com/biografia.html).
“La última época de Madrid duró hasta 1995, donde trabajábamos y estábamos muy contentos. Pero un día pensamos –siempre coincidíamos los dos en este tipo de decisiones- que por qué no irnos de Madrid. Queríamos ir a un lugar de más sosiego, hacer un cambio de vida. Él, dedicarse más a la literatura, yo a la fotografía y otras actividades que me interesaban. Y queríamos vivir muy cerca de la naturaleza. Barajamos posibles lugares, y finalmente decidimos Mallorca. Teníamos una casita en el campo que compramos hacía pocos años, y un llaüt…” (Teresa Ordinas)
         Avelino Hernández escribió libros de viajes (Donde la vieja Castilla se acaba, Crónicas del poniente castellano, Itinerarios desde Madrid o Myo Cid en tierras de Soria), relatos infantiles y juveniles (Una vez había un pueblo, Silvestrito, La boina del contador de cuentos o Conspiración en el parque del retiro), poesía (El septiembre de nuestros jardines, Las bolsas de la basura) y novelas como: La historia de San Kildán (Premio Miguel Delibes 1986), La Sierra del Alba (1989), El día en que lloró Walt Whitman (1994), Una casa en la orilla de un río (1998), Los hijos de Jonás (2001) y La señora Lubomirska regresa a Polonia (2003). El escritor murió en Selva (Mallorca) el 22 de julio de 2003.

0 comentarios:

Publicar un comentario